domingo, 26 de abril de 2009

No necesito

¿Qué tanto puede uno llegar a hacerse odiar?

Estos días he estado muy cerca de comprobarlo. Demasiado, diría yo.
Sé que en los próximos días descubriré cuánto es mi capacidad de generarme odio y repulsión, pero para eso aún falta.

Recuerdo que hace varios años, cuando aún estaba en la universidad, esta era una característica mía, muy celebrada por algunos amigos, bueno por los dos únicos amigos que tenía. Ser antisocial era mi sello. Y ahora que recuerdo lo desagradable que solía ser, pues yo mismo me digo "qué patán".

Es en verdad muy gracioso eso.

No sé bien si decir que ahora soy un mejor hombre, o no. Pero sé que ya no tengo la arrogancia de los 20 años ni la ignorancia de una juventud estupidizada por tanto nihilismo.

Maldito Nietzsche...

Tengo muchos problemas en mi cabeza, muchos conflictos y no sé qué hacer. Les busco solución pero hasta el hambre se me ha ido. A veces mi angustia es tan vana como la que produce estar en un gran campo abierto. Sentir ese vértigo estando al ras del suelo es lo peor que puede pasarle a uno.

Ver hacia el suelo y preguntarse qué hacemos ahí parados. No sé, me da un desasosiego mayor que recorre todo mi ser y me deja exhausto. Hay días en que si me preguntan la hora, estaré agotado luego de responderles.

Por ejemplo, hoy. Llegué a mi trabajo (sí, trabajo los domingos, búrlense) y me di cuenta que todo el día iba a estar solo. Al comienzo me dio un poco de miedo. El único en una oficina en la que fácilmente entran treinta personas cómodamente sentadas te da una sensación de estar en el lugar equivocado. Pero pasan las horas y descubres que no, que la soledad te permite pensar y escribir (dos post en un solo día para mí es un record). Que puedes simplemente no prender ni la televisión ni la radio y todo estará en silencio y tú estarás haciendo lo que tienes que hacer, pero en el ambiente en que te gustaría hacerlo siempre. Sí, soy raro, yo también lo he notado.

Pero no era de eso de lo que quería hablar. Una vez veo que estoy empezando a tener un tema recurrente y sé que eso es malo. Malo para el blog y nocivo y corrosivo para mi pobre conciencia. No sé qué me está pasando ni sé si podré superarlo o no. Hay algo dentro mío que me está quemando (y no es el hambre de ser las cinco pm y no haber almorzado, no es eso). Siento de nuevo esas desesperanzas que me llevaron a andar en busca de no tener amigos, de no tener nada, de ser simplemente una persona que se despertaba y cumplía lo que tenía que hacer con el mínimo esfuerzo posible, con solo seis voltios.

Quiero tener sueño. Quiero soñar. Quiero ansiar algo. No quiero nada. No tengo nada. Estoy como en un limbo y eso es lo que me daña todo, me arranca de donde sea que esté para taladrarme el cerebro y mostrarme lo idiota que soy.

¿Qué carajos quiero lograr con esta actitud de mierda? A veces quisiera ser de nuevo niño y no tener dudas existenciales, no tener que idear estrategias para nada. Solo para jugar y correr. A veces quisiera nunca haber aprendido hablar y no haber dicho las miles de idioteces y cabronadas que alguna vez mi boca ha dicho. Soy un ser muy descuidado.

Ja. Ya estoy cerca del final. Sí, sí, todo es por una mujer. Hubiera sido más fácil empezar por eso.

Macho, machista y malo



Jamas había oido esa canción. Pero una mañana de tratamiento feminista y de charlas por web sobre feminicidio son más que elocuentes. Qué dura la letra, que difícil de no sentirse un verdadero hijo de puta al leerla y peor al escucharla, porque a pesar de ser una denuncia social, tiene ritmo y es pegajosa.

No sé si está bien que pregunte o diga esto, pero ¿alguna vez le han dicho puta a su mujer, a su novia, a su enamorada? Que lance la primera piedra quien esté libre de pecado. ojo, acá vale todo, hasta si no se lo dijiste pero lo pensaste, hasta si no fuer puta sino perra, hasta si dijiste "esta seguro tiene otro". Eso también es como decirle puta. ¿OK?


"Tonto, tonto, tonto eres no te pienses mejor que las mujeres"
Vaya, parece que la imbecilidad humana no tiene límites. Esa frase me llegó como un uppercut a la conciencia. rezagos del machismo inculcado e incoculado en mi conciencia desde chiquito. barrera mental con la que lucho a diario para vencerla. Ojo, en mi casa vivimos papá y mamá y nosotros: cuatro hermanos. o sea, como que mucho de feminismo no hay... mi mamá seguro es tan machista como papá. Jaja, aunque suene irónico lo debe ser, porque le he visto esos rezagos. pero no es su culpa, la estoy reeducando. PNL, gracias a dios que existe.


"Y tu inseguridad machista se refleja en mis lagrimitas"

Pero yo me pregunto ¿tan hijo de puta se puede ser como para inspirar algo así? O sea, digo, qué mierda le pasó a la que escribió esto, o qué historia habra odio. Joder, que es la trsite realidad. En mi trabajao de periodista (llevo cinco años en esto, eh) he odio de todo tipo de historias de maltrato, de violencia contra las mujeres, de cosas como eso de que cada vez que me dices puta... Y un día empecé a tener mucho interés en esos temas, porque la verdad es que cuando escuchaba las excusas de los abusadores, de los que le pegaban a sus mujeres, pues sus razonamientos me parecían familiares (OJO, en mi casa jamás mi padre le pegó a mi mamá, ni nada parecido, se peleaban pero nada más que de boca. Aunque que quede claro que el peor maltrato es el sicológico). Y esa complicidad tácita me empezó a preocupar, porque cuando decía cosas como "ella no me sirvió mi comida", yo me reía pero pensaba en que si trabajo todo el día y ella no y está en casa, porqué chucha no me atiende. Carajo hace sólo unos años pensaba así. A veces uno se averguenza de lo que ha sido. Pero hoy me río de eso y me digo que sirvió pues me valió eso para darme cuenta de lo que hacía de daño y superarlo. Hoy soy como una Omar 2.0, con el perdón de la humildad.


Y seguro podría seguir dando más señas de esto, pero no porque jamás ha sido mi intención pontificar sobre nada. Solo contar algunas cosas que quizá a alguien le gusten y después, pues después que sigan y que mejoren y que cambien.

Por si no se han dado cuenta, el blog ha cambiado.

Para que hablar tanto si no hay pruebas:

PENSANDO EN LAS MUJERES


¿Son las relaciones tan complicadas, somos los hombres tan difíciles o son las mujeres tan inescrutables, o soy tan estúpido que hasta hoy no sé comprenderlas? Sé que al escribir esto no me estoy haciendo ningún punto a mi favor pero no comprendo lo que pasa. Nunca están conformes con nada. A una mujer, si le das todo, la amas, le das lo que desea, la entiendes o tratas de hacerlo, pues se aburren o se cansan. No sé. Creo que les gusta vivir en la montaña rusa. Me explico, si están en una relación que va bien, donde el hombre no las molesta, no las cela, las entiende y engríe, pues ellas creen que hay algo mal, que tanta maravilla no puede ser verdad y que entonces es hora de replantear las cosas. Es lo que creo que las mujeres piensan de una relación.

Recuerdo que cuando tenía 15 años todo era más fácil. La invitabas a salir, paseabas, te besabas, y si sentías algo pues estabas y si no pues terminabas. Y listo. Quizá un día de pena, para los dos, y mañana si te vi no me acuerdo. En esa época era tan fácil cambiar de ruta, dejar de ir a alguna fiesta, hasta que haya alguien nuevo y todo empezaba de cero. Pero ahora, cuando uno se acerca a los treinta, veo que es muy complicado estar con una mujer. Son tan difíciles de entender. Andan suponiendo que uno sabe lo que piensan, que uno sabe lo que quieren, que uno ya está enterado de qué es lo que les molesta o de cuál es el error que hemos cometido. Oigan, mujeres del mundo, les digo algo, un secreto: NO SABEMOS LEER LA MENTE. Somos hombres que sólo queremos estar bien, estar junto a alguien que nos guste y a quien podamos dar nuestro amor. Sí, lo acaban de descubrir, también sentimos. Ja. Qué irónico que es eso. Por dios.

Ahora que la barrera de los treinta se empieza a pintar en mi horizonte me siento más perdido que cuando empecé a los quince. Carajo, creía que con el paso de los años las iba a entender más, pero veo con pavor que no. Cada día son más difíciles. Yo jo que acá no hablo solo de “nuestra mujer”, no. Me refiero a todas. Novias, enamoradas, esposas, amigas, compañeras, jefas, lo que sea pero en femenino. No les entiendo nada de lo que desean. De nuevo, mujeres, nosotros no entendemos indirectas aunque nos guste decirlas. No lo entendemos, así de simple. Si se molestan y cuando les preguntamos qué pasa nos dicen que nada, nosotros no nos ponemos a pensar en qué estará mal, solo pensaremos en que no pasa nada. Así de simple. Tan difícil puede ser que digan lo que piensan, no lo creo, eh.

Ah, me olvidaba, si una mujer es solidaria con otra, y nosotros creemos que no, que está mal o que simplemente no nos parece lo que haya tal mujer, pues olvídense de todo. Se acabó la noche. Eso es tomado como un ataque contra ellas. O sea creen que diciendo que su amiga es tal cual, nosotros le estamos diciendo que ella es tal cual. Ja, de nuevo. No las entiendo.

Alguien que me ayude que yo ya no aguanto.




Y sin embargo, porque no podemos vivir sin ellas (como ellas sin nosotros, tampoco), QUE VIVAN LAS MUJERES!!!



Y ESTE PORQUE SE MERECEN LO MEJOR!!!