lunes, 6 de julio de 2009

NO PAIN NO GAIN


Sinceramente que no sé qué escribir. No tengo ideas de nada. Tengo un montón de trabajo acumulado y atrasado y no sé qué escribir. Así que este será un post de oraciones cortas, como las escasas ideas que llegan a mi cabeza. No esperen una obra de arte ni nada que los reconforte. Casi debería decir que estoy escribiendo por cumplir. Con qué o con quién, solo Dios lo sabe, pues ni yo.

Hay que decir también que el panorama de mi ventana no es muy inspirador: dibuja un invierno gris, oscuro y con la calle llen de gente con las manos en los bolsillos, el mentón tratando de econder sus rostros en las chalinas (bufandas), o cosas así que simplemente hacen del día como una realidad que la gente quiere negar.

El invierno es triste, y más aún este.

Estoy aburrido, no tengo ganas de leer aunque hace unos días que estoy leyendo el diaro de una anorexica. Debo aclarar que no es la mejor lectura si lo que buscan es motivarse o distraerse. Claro que aún están pendientes también los diarios de Ribeyro y de Cheever.

El primero no lo cojo ni por broma porque sé que a la segunda línea estaré pensando demasiado en la sustancia de la vida y el sentido de la ausencia. El segundo va por el mismo sendero, así que ahí nomás. Deben ser esas lecturas para días de verano soleados, quizá hasta para leerlos estando en la playa. No con la garúa golpeando la ventana.

Y de la música ni hablar, la radio no se puede ni encender porque inmediatamente estalla alguna canción de moda, acelerada, que te invita a despreciar a los demás y a cantar el despecho del macho herido. No way.

Así como está la vida, no pain no gain.

No hay comentarios: