domingo, 26 de abril de 2009

Macho, machista y malo



Jamas había oido esa canción. Pero una mañana de tratamiento feminista y de charlas por web sobre feminicidio son más que elocuentes. Qué dura la letra, que difícil de no sentirse un verdadero hijo de puta al leerla y peor al escucharla, porque a pesar de ser una denuncia social, tiene ritmo y es pegajosa.

No sé si está bien que pregunte o diga esto, pero ¿alguna vez le han dicho puta a su mujer, a su novia, a su enamorada? Que lance la primera piedra quien esté libre de pecado. ojo, acá vale todo, hasta si no se lo dijiste pero lo pensaste, hasta si no fuer puta sino perra, hasta si dijiste "esta seguro tiene otro". Eso también es como decirle puta. ¿OK?


"Tonto, tonto, tonto eres no te pienses mejor que las mujeres"
Vaya, parece que la imbecilidad humana no tiene límites. Esa frase me llegó como un uppercut a la conciencia. rezagos del machismo inculcado e incoculado en mi conciencia desde chiquito. barrera mental con la que lucho a diario para vencerla. Ojo, en mi casa vivimos papá y mamá y nosotros: cuatro hermanos. o sea, como que mucho de feminismo no hay... mi mamá seguro es tan machista como papá. Jaja, aunque suene irónico lo debe ser, porque le he visto esos rezagos. pero no es su culpa, la estoy reeducando. PNL, gracias a dios que existe.


"Y tu inseguridad machista se refleja en mis lagrimitas"

Pero yo me pregunto ¿tan hijo de puta se puede ser como para inspirar algo así? O sea, digo, qué mierda le pasó a la que escribió esto, o qué historia habra odio. Joder, que es la trsite realidad. En mi trabajao de periodista (llevo cinco años en esto, eh) he odio de todo tipo de historias de maltrato, de violencia contra las mujeres, de cosas como eso de que cada vez que me dices puta... Y un día empecé a tener mucho interés en esos temas, porque la verdad es que cuando escuchaba las excusas de los abusadores, de los que le pegaban a sus mujeres, pues sus razonamientos me parecían familiares (OJO, en mi casa jamás mi padre le pegó a mi mamá, ni nada parecido, se peleaban pero nada más que de boca. Aunque que quede claro que el peor maltrato es el sicológico). Y esa complicidad tácita me empezó a preocupar, porque cuando decía cosas como "ella no me sirvió mi comida", yo me reía pero pensaba en que si trabajo todo el día y ella no y está en casa, porqué chucha no me atiende. Carajo hace sólo unos años pensaba así. A veces uno se averguenza de lo que ha sido. Pero hoy me río de eso y me digo que sirvió pues me valió eso para darme cuenta de lo que hacía de daño y superarlo. Hoy soy como una Omar 2.0, con el perdón de la humildad.


Y seguro podría seguir dando más señas de esto, pero no porque jamás ha sido mi intención pontificar sobre nada. Solo contar algunas cosas que quizá a alguien le gusten y después, pues después que sigan y que mejoren y que cambien.

Por si no se han dado cuenta, el blog ha cambiado.

Para que hablar tanto si no hay pruebas:

No hay comentarios: