lunes, 24 de diciembre de 2007

Una Navidad para Pisco

La Navidad ha llegado ya y las cosas acá siguen casi igual. En realidad nada ha cambiado. Parece que el tiempo se hubiera detenido. Parece que los calendarios se hubiesen detenido y que hoy, 24 de diciembre, sea en realidad -digamos- 25 de agosto. Hablo de Pisco.














La gente en Pisco no espera nada. La nada ya llegó y se asentó en esa ciudad tan cerca de Lima, pero ubicada tan al sur de Lima. La gente en Pisco no tiene más que esperar. Todo está destruido. Todo está como si el terremoto hubiera ocurrido hace no más de una semana.















Caminar por las calles de esta ciudad devastada es como andar en medio de la tristeza, de un cuadro severo de depresión, es como caminar sabiendo que uno va hacia ningún lado. Y es que en Pisco todos van hacia ninguna parte porque no hay a dónde ir. No hay lugar a donde que uno pueda ir y pensar en que nada pasó. No se puede pensar que el terremoto del 15 de agosto en realidad no sucedió. Nadie puede olvidar sus muertos. Nadie en Pisco puede olvidar que esta ciudad ha sido destruida. Pero parece que en el resto del país todos se han olvidado de este puerto. Parece que ya a nadie le interesa lo que le pasa a esta gente. Parece que todos nos hemos olvidado de lo que sucedió, de los más de 400 muertos, de todas las casas destruidas, de todos los niños que ya no tienen padre, de todos los padres que ya no tienen hijos. Parece que el terremoto no pasó, que en el Perú el día 15 de agosto lo único que ocurrió es que Lima sufrió un fuerte temblor y nada más ocurrió.














El más grande dolor es el abandono. El mayor delito es nuestra indiferencia.
















Si bien uno no puede cambiar la realidad de la noche a la mañana, sí podemos hacer algo. Hay casos en que una sola persona puede mover la Luna, si es que encuentra un punto de apoyo. Y este es el caso de mi querida amiga Nancy Condore.












Ella es de Pisco, es periodista y desde el día en que la tragedia se ensañó con el puerto que la vio nacer, no ha dejado de ir, casi, ningún fin de semana.















Sus recuerdos de infancia (esos que nos hacen lo que hoy somos) han desaparecido porque las calles donde jugó, corrió, creció y vivió han sido destruidas. Sin embargo ella da el ejemplo de lo que deberíamos todos hacer: no pensar que basta con ayudar sólo los días después del terremoto pues la tragedia no ha cesado.












Ahora que es Navidad, fecha en la que el común de la gente se golpea el pecho y se dice que se acuerdan de los demás, que cómo estarán si bien o mal, que pobre gente de allá, que porqué Dios es así y se la agarra con los peruanos. Ahora que tanta gente dice eso y no hace nada. Ahora Nancy agarró sus cosas, juntó a su familia que vive con ella en Lima y se fue a Pisco. Pero no para pasar la Nochebuena allá y luego decir que ella sí estuvo ahí. No. No es esa su intención. Lo que ella ha hecho (y seguro se molestará porque lo estoy publicando) es organizar una chocolatada para la gente de allá, para sus paisanos.















La verdad que eso es algo que yo muy probablemente no haría en realidad. No lo sé, pero no me veo así. La última vez que fui a Pisco fue porque el diario en el que trabajo (LA PRIMERA) me envió y todo estaba destruido. Todo sigue igual, y no he vuelto a ir.










Hay gente como ella que no busca más que llevar una sonrisa y un poco de esperanza. hay gente como mi amiga Nancy que sólo busca que algunos niños sean felices en esta Navidad y que, quizás, por unos minutos puedan pensar que en realidad no ha pasado nada malo, que sus padres están ausentes porque aún no llegan del trabajo, que sus amigos están lejos porque stán jugando en otro sitio. Que nadie ha muerto.



Quisiera seguir escribiendo pero los post deben ser cortos...ay, hermanos, muchísimo qué hacer!!

N.E: Fotos "mal prestadas" de Charlie Jara: http://fotojornalismo-peruano.blogspot.com/

2 comentarios:

CresceNet dijo...

Gostei muito desse post e seu blog é muito interessante, vou passar por aqui sempre =) Depois dá uma passada lá no meu site, que é sobre o CresceNet, espero que goste. O endereço dele é http://www.provedorcrescenet.com . Um abraço.

Anónimo dijo...

¿CUANTAS VECES HAZ REGRESADO A ESOS LUGARES? QUE TRAUMATICO DEBE SER ESTAR ALLI MISMO, Y QUE LASTIMA QUE AUN NO SE HAGA MUCHO POR ESAS GENTES. DE ALGUNA MANERA USTEDES INTENTARON HACER ALGUN BIEN, AUN NO ES SIFUCIENTE. ¿NO?