miércoles, 10 de octubre de 2007

PARA EL PUEBLO LIBERTAD

Que las cosas empiezan a tomar valor cuando las perdemos es una verdad absoluta. Que cuando sabemos que una ex pareja está rehaciendo su vida lo empezamos a amar como nunca antes, es harto sabido. Estas son simples cosas, anotaciones de un despistado, de el más distraido del barrio. Pero hay que ver que son verdad. Huevadas mías.
Ahora que sale el sol cada mañana (porque además ya se nos acerca el verano), la nube gris a la que alguna vez le cantaron los criollos de antaño llega para joder. No para mojar. Para joder la paciencia.
Que las mujeres son las terroristas de las emociones, y que son capaces de derribar puentes y edificios a punta de ataques lacrimales, es una gran verdad que hasta los niños la conocen.
Ahora, cuando ya todo en mí es paz. cuando estoy despertando de una oscura etapa de mi vida, de un período de soledad y odios y rencores y recelos. Ahora precisamente que vuelvo a querer ser feliz, a pensar en ser feliz, es que me atacan. Me agreden.
La vida es al revés. Cuando quiere y necesita algo, nunca lo tiene. es como cuando sale de casa apurado porque se hace tarde, y desea tomar un taxi. No aparece ninguno. la ley de Murphy. Pero cuando uno no los necesitan, pasan y pasan y todos están vacíos esperando que los abordes. así pasa.
Ahora que quiero ser feliz, te metes en mi felicidad y me quieres arrebtar los sueños.
Ahora que no quiero nada contigo, quieres tú algo conmigo.
Ahora que ya no te quiero, que ya no te amo, dices que me quieres y que me amas.
Ahora que ya te olvidé, dices tú que piensas siempre en mí.
Ahora que creo en mí, dices que ya crees también en mí.
Ninguna palabra, ninguna situación, ningún chantaje, ninguna lágrima, ninguna risa, ninguna palabra, ninguna foto, ninguna carta, ningún correo, ninguna llamada, ningún mensaje me hará cambiar de parecer.


No hay comentarios: