sábado, 18 de agosto de 2007

Violencia y dolor: tres días de caos



Pisco ha sido devastado. Sus pobladores han sido diezmados por la furia de la tierra. Ni las lágrimas ni gritos de dolor que la televisión repite incansablemente pueden reflejar el terrible panorama de lo que se vive en esta provincia iqueña. El conteo de muertos aún no termina y ya pasan de quinientos. La búsqueda de cadáveres continúa. En Chincha, Ica y Cañete la situación es similar.
El jueves y viernes se pudo apreciar a la gente cargando a sus muertos, llevándolos a lo que antes eran sus hogares para darles un último adiós. La plaza de armas de Pisco se convirtió en una morgue. Cientos de cadáveres estaban apilados en las veredas, la gente pasaba a sus lados buscando (no queriendo) encontrar a sus familiares desaparecidos. Levantaban las mantas y aparecían los rostros que ya no volverán a sonreírles ni a decirles nada. Todo Ica está de luto. El Perú está de luto. No hay iqueño que no haya perdido a un familiar, a un amigo. La naturaleza ha sido cruel con este querido departamento.
La escasa capacidad del Gobierno para poder hacer una distribución eficaz fue el detonante que desató las más bajas pasiones de numerosos pobladores, quienes no vieron mejor solución que abalanzarse sobre las caravanas y saquearlas.
Los daños que han sufrido las vías de acceso, la escasez de agua y la ausencia de fluido eléctrico agravan el drama de los miles de sobrevivientes, quienes ayer tuvieron que dormir al aire por tercera noche consecutiva.
El puente aéreo ha dado prioridad al traslado de heridos. Alan García ha dicho que “nadie se va a morir de hambre”, pero esto suena a burla ante la desesperación de los pobladores de Pisco, Chincha y Cañete, quienes no tienen un pan que llevarse a la boca.
Desesperación y saqueos

El personal de la Policía no podía controlar los desmanes y tuvieron que recurrir a la violencia para frenar a los delincuentes que saqueaban los negocios en Chincha.Medio centenar de personas saquearon una farmacia en la plaza de armas de Pisco, y se apoderaron de víveres.
Todo parece indicar que el real impacto del terremoto superó las expectativas del Gobierno, que se quedó corto ante la magnitud de la tragedia que se vive en las zonas al sur de Lima y en Ica.
El ministro Luis Alva Castro ha dispuesto que un contingente de la Marina se traslade a la zona afectada, para así imponer orden y detener cualquier intento de saqueo. Esta medida se aplica en reacción a los desmanes.
El último adiós
Pasado el mediodía empezó la labor más triste. Largas filas de ataúdes blancos y negros componían el doloroso escenario.
Más de quinientas personas empezaron a abrir hoyos, pues las autoridades sanitarias dispusieron que los cadáveres sean sepultados antes de las 14:00 horas. Con lampas, picos y con las propias manos, centenares de deudos hicieron lo posible para terminar su triste labor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hi everybody, here every one is sharing such experience, thus it's fastidious to read this blog, and I used to go to see this website every day.

Here is my homepage ... houston garden centers spring tx