domingo, 25 de marzo de 2007

La verdad de los domingos

No soy un hombre de familia, pero aspiro a tener una un día muy cercano, antes de mis 30 años. La verdad es que ahora quiero hablarles de algo que me sucede los domingos, cuando me toca descansar este día. Lo paso por lo general en mi casa, y contrario a lo que los demás puedan opinar, me aburro como si estuviera en la cola de algún banco, como si estuviera esperando que una mujer me diga las cosas de frente y sin indirectas o medios lenguajes.
La verdad es que no me gusta estar en mi casa los días domingos, no sé porqué, porque todos dirán que soy un marciano por eso, pero así soy yo. Camino por toda mi casa sin encontrar cuál es mi parte, cuál es mi rincón. Ahora, a veces, pienso que no es mi casa. Que mi casa ya no me pertenece. Que otras personas vendrán de un momento a otro y se instalarán en el cuarto en el que duermo y que se adueñarán de todo. De mis ropas, de mis discos. Hasta de mis libros. Y tengo miedo.
Arrastro mis pesados pies hasta mi cama, antes cojo un libro que ya leí antes y vuelvo a hacerlo. Me tumbo y descanso con los ojos sobre letras repasadas. Sigo pensando en la nada y que ya en unas horas será lunes y que tendré que empezar todo de nuevo. Ponerme la máscara para disimular que me agrada lo que tendré que hacer: apretar el gatillo es algo fácil.
Como decía, camino y camino hasta que acabo todos los pasos. Sigo y no voy a ningún lado. Mi casa ya no es mi hogar, creo que todos en mi familia me miran con ojos de extraños. Y creo que tienen razón.
Los miro y no me reconozco, aunque somos más que solo parecidos. La verdad está en sus ojos. No son ellos. No son las cosas de acá. No es que cambien las paredes ni los pisos. Soy yo.

2 comentarios:

Expresiones. Un Punto de Encuentro dijo...

Hola Omar:
Un saludo y pasando a saludar. Me encanta conocer tu trabajo. Te cuento que aca tengo algunos amigos peruanos.
Esteremos en contacto.
JAIMIE de Expresiones

Moi: A fille dijo...

Perdido en el único espacio que se podría considerar suyo...

Hace mucho que no vengo por aquí..

"... camino hasta que acabo todos los pasos". Si tan solo pudiéramos dejar de hacerlo.

Saludos desde En Touchant les Mots..